Ir a trabajar en tiempos de pandemia

Cuando te obligan a ir a trabajar a pesar de la cuarentena por el COVID-19

¿Puede la empresa despedir como consecuencia del coronavirus?

«A nuestro juicio no parece que la situación en la que nos encontramos en la actualidad con el coronavirus, una situación de naturaleza temporal y no definitiva, pueda ser considerada como causa que justifique acudir al despido individual o colectivo, con fundamento en nuestra normativa laboral», explican los sindicatos.

Pero la realidad dice otra cosa, algunas personas que se están negando a acudir a su puesto de trabajo por ser vulnerables ya padecen alguna enfermedad, se han encontrado con aquello tan añejo de «si no vienes, a la calle».

Este tipo de comportamiento de algún empresario podrá ser denunciado pero en las circunstancias actuales, ¿es fácil proceder por parte del trabajador para defender sus derechos?

La empresa puede cesar a sus empleados siempre que acredite una situación económica negativa

Se trata de un despido por razones objetivas (pues no hay incumplimiento por parte del trabajador) regulado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores (ET).

Para poder justificar estas extinciones, ya sean individuales o colectivas, la ley exige que exista una “situación económica negativa”. Para ello, es necesario demostrar la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas.

La norma considera que la disminución es persistente, si el empresario está sufriendo pérdidas interanuales durante al menos tres trimestres.

Lo primero que debe hacer un trabajador cesado es llamar al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) para pedir cita antes de los 15 días hábiles desde la fecha de efectos del despido.

Dadas las circunstancias provocadas por el coronavirus, y las restricciones de movilidad establecidas tras el decreto del estado de alarma en el país, el Ministerio de Trabajo recomienda no acudir a estas oficinas de manera presencial.

Para no perjudicar los derechos de los trabajadores, se ha dispuesto que no se tendrán en cuenta los plazos establecidos para solicitar las prestaciones.

En todo caso, resulta lamentable que en este contexto donde ya existe preocupación y ansiedad por la enfermedad, además una persona tenga que preocuparse por haber sido despedido y sin poder tramitar todos su derechos como debiera puesto que no todo el mundo tiene conexión a Internet, ni tampoco sabe cómo manejarse en ciertas gestiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *